Pautas concretas para evitar el fracaso

El emprendimiento en España se recupera y vuelve a niveles previos a la crisis

Hoy en día, emprender está de moda, pero esto no asegura un éxito rotundo. Antes de comenzar, se debe comprobar que la idea de negocio es viable y que disponemos de los recursos necesarios, o por lo menos las ganas para conseguirlos.

El repunte del emprendimiento, recogido por el Informe GEM en España, refleja una recuperación de esta actividad casi abandonada desde antes de la crisis. En 2018, se logró superar la barrera del 6%, dato que no se lograba rebasar desde el año 2008. A pesar de este buen dato, hay que remarcar que un 28% de estos emprendedores es por necesidad.

Para todos aquellos que decidan embarcarse en esta aventura, la siguiente guía les ayudará a saber qué pasos dar.

1. Conoce a fondo tu mercado

Es fundamental saber en qué ambiente se moverá el negocio. Dominar con detalle el sector te dará muchas pistas de lo que podría ocurrir al introducirte en él.

Además, es importante saber quiénes son los competidores y lo que hacen con sus empresas para tener una visión global del mercado. Así, podrás comprender mejor tu negocio.

2. Elabora un plan de negocio exhaustivo

En este paso, hay que poner por escrito todo lo imaginado sobre el proyecto. Habrá que incluir los objetivos (a corto plazo y largo plazo), las estrategias con las que pensamos conseguirlos, la estructura de la entidad, el presupuesto del que dispones o el que necesitas pedir, y un plan para posibles crisis.

Esto ayudará a que el trabajo sea más organizado y por tanto  más fácil seguir los pasos.

Emprender

3. Pregúntate quién es tu cliente

No busques clientes para tu producto, sino que debes encontrar el producto ideal para tus clientes. El cliente quiere que le escuchen y satisfagan sus necesidades. Para ello, es vital que te pongas en su lugar y descubras de cómo puedes ayudarle.

Realizar esta labor puede ser tedioso, pero segmentar tu público objetivo será mucho más fácil. Puedes utilizar variables como la edad, nivel de estudios o económico, tipo de trabajo, localización o estilo de vida, entre muchos otros.

 4. Analiza la competencia y diferénciate

No debes confiarte, la competencia siempre está ahí y los clientes pueden fijarse en ella tanto como en tu empresa. El objetivo de estudiar la competencia es saber a qué producto, manera de hacer y comunicación nos enfrentamos.

No es bueno copiar a las otras firmas pero sí debes conocer qué espera el cliente al buscar dentro del sector.

Te puedes diferenciar por el precio, ser el más barato; por la calidad del producto o por la innovación y ser único.

Plan de negocio

5. Busca asesoría y financiación

Cuanto más preparado, mejor. Es básico que continúes formándote e investigando sobre el mercado en el que te vas a adentrar. Existen múltiples empresas que podrán asesorarte en tus aspectos débiles, no dudes en pedir ayuda.

Existen organizaciones que podrán echarte una mano sobre los asuntos financieros. Cómo estructurar el presupuesto, deberes legales o conseguir el capital inicial no será un quebradero de cabeza gracias al apoyo de profesionales.

Iberaval te puede ayudar con la financiación.

6. Crea alianzas y haz networking

Todo negocio necesita aliados, la clave es determinar cuáles serán los que necesitamos. El plan de empresa dará pistas en este punto, nos dirá si somos capaces de alcanzar solos los objetivos y qué ayuda necesitaremos.

Una buena manera de conseguir contactos es en ferias o eventos del sector, conocer en persona a tus compañeros del gremio afianzará la relación. Es posible, que tras estos encuentros, que tus compañeros piensen en ti cuando un cliente les pida un servicio que no pueden abarcar.

Otra forma de crear alianzas es el networking. De la misma forma que se crean alianzas en los eventos se pueden crear en el mundo online. Además, plataformas como LinkedIn no sólo permite que tomes el primer contacto, sino que mantengas el trato de manera continua.

Reunión

7. El feedback es fundamental

Es muy importante mantener una buena comunicación con el consumidor. Escuchar lo que nos dice puede ayudarnos a tomar decisiones sobre el futuro y cambiar el rumbo cuando sea necesario.

No hay que tener miedo a los cambios, rectificar en el momento oportuno hará que el consumidor sienta que le escuchamos y que es importante para nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies