grito silencio

Entramos en una fase preelectoral en la que las estadísticas y las encuestan abrirán informativos y acapararán las portadas de todos los diarios. Comienza una carrera en la que todos los partidos pretenden ocupar la primera línea y situarse en la vanguardia de nuestras preferencias políticas e ideológicas. Podríamos denominarlo el “cielo demoscópico”…

Antes de llegar a esa tormenta de cifras, todos, deberíamos bajar a ras de suelo y prestar toda nuestra atención a otro tipo de encuestas que, en esta ocasión, sí reflejan una tendencia clara y concisa. Hablamos de la “Radiografía de la Pyme 2015” que la multinacional de software Sage elabora anualmente y que recientemente ha publicado.

El primer titular que podemos destacar de este estudio es que el 78% de las pymes españolas ha mantenido o mejorado sus cifras de negocio, un dato muy positivo, sabiendo de dónde venimos,  que se enmarca en el proceso de recuperación económica iniciado en España pero… ¿suficiente?

Atendiendo a la encuesta observamos que la percepción de nuestra pymes aún no refleja esta perspectiva optimista. Llama la atención que el 45% de los encuestados subraya que la economía se ha mantenido exactamente igual, solo un 21% afirma que ha mejorado y un relevante 28% señala que la mejora tan solo se ha percibido en las grandes empresas.

Las pymes están gritando, nos están llamando la atención. Es un grito silencioso, pero requiere una respuesta. La economía, nuestra economía, nuestro crecimiento, nuestro desarrollo socioeconómico depende de ellas, de que escuchemos su voz.

Organizaciones empresariales como CEOE ya han alzado la voz para convertir esas previsiones halagüeñas en hechos consumados y reivindican medidas para ratificar e impulsar nuestra competitividad empresarial. Destacan una notable rebaja fiscal, la reducción de los costes laborales o hacer fluir el crédito. En definitiva, encontrar fórmulas para que las empresas pierdan el miedo a contratar son algunos de sus “gritos silenciosos”.

Los protagonistas de las encuestas de las que hablamos en el primer párrafo son ahora los que tienen la obligación de dar voz a esas peticiones. Por su bien, y por el nuestro.

www.iberaval.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal / política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies