La protección y el buen funcionamiento de las tecnologías dependen directamente de la ciberseguridad

La ciberseguridad es un ámbito fundamental en la protección de la información en los tiempos que corren. Esos en los que casi todo lo guardamos en dispositivos tecnológicos. Hoy, en el blog de Iberaval, nos acercamos a esta pieza fundamental en el engranaje de la empresa.

La ciberseguridad cada día gana más importancia en el mundo tecnológico, tanto para empresas como para usuarios. Pasar por alto la atención a la seguridad de los dispositivos y redes informáticas puede ser muy perjudicial para compañías de cualquier tamaño.

El coste de solucionar los problemas de seguridad tecnológica y el tiempo perdido en el proceso genera grandes pérdidas. No solo económicas, sino también de reputación con los consumidores y potenciales clientes.

A pesar de estos grandes peligros, tan sólo un  45% de los directivos tienen en cuenta la ciberseguridad como una pieza clave en el negocio. De hecho en el último año ha aumentado el número de ataques exponencialmente. Y la tendencia es que perduren…

Cámara Seguridad

Qué es la ciberseguridad

La ciberseguridad se definiría como una capa de protección para los archivos de información desde la que se trabaja para evitar todo tipo de amenazas. Estos riesgos ponen en peligro la información privada de las empresas que se almacena y transporta en cualquier tipo de dispositivo.

La seguridad informática trata de crear sistemas fuertes que se adelanten al ataque, además de actuar durante y después del ataque. No se limita a prevenir, también trata de transmitir confianza en sus sistemas al reducir el riesgo de exposición.

Las principales amenazas de la ciberseguridad son tres:

  • El cibercrimen

    Incluye a actores individuales y grupos que organizan ataques para obtener beneficios económicos.

  • La ciberguerra

    Este tipo de ataques con frecuencia recopilan información confidencial con fines políticos. 

  • El ciberterrorismo

    Los atacantes utilizan métodos de robo de información para sembrar el temor en la ciudadanía.

Los métodos más comunes que usan los ciberatacantes para controlar las redes incluyen virus, gusanos, spyware y troyanos. Los virus y los gusanos se pueden autorreplicar y dañar archivos o sistemas. Mientras que el spyware y los troyanos a menudo se utilizan para la recopilación de datos.

Niño vigilando

Los profesionales de la ciberseguridad

La sociedad cada día es más digital, global y móvil, por lo tanto los riesgos en  su seguridad se multiplican a la par. Es por ello que los expertos en seguridad cada vez son un recurso humano más demandado. Son profesionales fundamentales en la protección de la información más preciada para la empresa y evitar las consecuencias de su pérdida.

Según la Global Information Security Survey  el 77% de las compañías está en la actualidad buscando una mayor sofisticación en sus medidas de ciberseguridad. Las entidades intentan reforzar los puntos clave de la ciberseguridad, al mismo tiempo que investigan sobre los diferentes enfoques tecnológicos para que este trabajo sea más eficaz.

Entre las soluciones principales que se utilizan en las empresas se encuentran: la inteligencia artificial, automatización, robótica y análisis de seguridad, entre otras muchas que apoyan al servicio de éstas.

Guerra tecnológica

Pero la realidad es que, ya no sólo puede afectarnos, en nuestro día a día, lo relativo a la ciberseguridad. Prueba de ello es que estamos a las puertas de la era de la guerra tecnológica.

Una muesca evidente ha sido el conflicto abierto entre dos gigantes como Google y Huawei, que, de no resolverse a corto plazo, afectará a millones de usuarios en todo el mundo.

Pero, ¿qué ha pasado?

El convenio que tenían Huawei y Google se ha roto definitivamente. Todas las tareas que necesitaban compartir información sobre hardware, software o asistencia técnica dejarán de trabajar, a excepción de aquellas de código abierto.

Google rompe así con Huawei para cumplir con las sanciones que el gobierno de Donald Trump está imponiendo a China y sus empresas. No está del todo claro, pero esto significa que los Huawei que se creen a partir de ahora no podrán utilizar Android ni las apps de Google, ni su Play Store.

Otro de los efectos que tendrá esta guerra contra Huawei  es que los dispositivos no se podrán actualizar a Android 10. A pesar de esto, los dispositivos actuales seguirán recibiendo las actualizaciones de ciberseguridad. Es decir, esta medida afectará a los modelos que salgan a partir de ahora, no a aquellos que ya existan o se encuentren en stock.

En España, Huawei lidera la venta de teléfonos móviles por unidades desde 2018, logrando desbancar a Samsung. El fabricante chino alcanzó un 28,3% frente al 27,2% de Samsung y el 10,7% de Apple, según un estudio de Ideas Originales de Investigación.

Virginia Sánchez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies