Portada Podcast 18

La excelencia empresarial y la adicionalidad financiera, protagonistas del podcast número 18 de Compromiso Iberaval

La directora de la Fundación Execyl, Susana Aguado, y el académico e investigador Horacio Molina analiza el impacto del buen trabajo en las empresas

El podcast Compromiso Iberaval, en su capítulo 18 se centra en la búsqueda de la excelencia financiera y en la adicionalidad financiera de las sociedades de garantía. Y lo hace a partir de dos protagonistas de excepción, como son Susana Aguado, directora de la Fundación Execyl, y de Horacio Molina, académico e investigador, coordinador del Informe sobre adicionalidad financiera y económica de Iberaval.

Susana Aguado, la cara amable de la excelencia empresarial

En este nuevo episodio, hablamos con Susana Aguado, que es directora de Execyl desde hace más de ocho años, y que ha hecho posible un posicionamiento destacado de ese paraguas, bajo el que se resguardan casi un centenar de empresas castellano y leonesas.

Ella lo explica claramente: «Ésta es una fundación de empresas y para empresas comprometidas todas ellas con esa excelencia, esas ganas de mejorar y por supuesto, también de tratar de hacer mejores al resto».

La Fundación, según relata, cumple con dos cometidos fundamentales, que son promover el buen hacer y también visibilizar, contar y reconocer la buena labor y el potencial que tenemos en las empresas y en los profesionales de Castilla y León.

Aguado detalla que un apartado relevante en el funcionamiento de Execyl se encuentra en el intercambio de experiencias. «Sin la generosidad de las empresas que participan en la Fundación, como Iberaval, no podríamos avanzar en este camino de mejora continua, conjunta y colaborativa».

Atraer el talento

A su entender, las empresas castellano y leonesas son generadoras de confianza, y éste es un elemento diferenciador de las compañías de la comunidad autónoma, que además están «muy arraigadas».

Eso, en la parte positiva. En la negativa, se centra en «esa dificultad para atraer y comprometer el talento en nuestras organizaciones».

De igual manera, Aguado insiste en la importancia de estar abiertos a contar lo que hacemos, y cómo lo hacemos.

La directora de la Fundación Execyl nos detalla las siete líneas de trabajo en las que actualmente avanzan, entre las que se encuentran competitividad, sostenibilidad, igualdad y digitalización. Pero se detiene en aspectos también diferenciales de la entidad que dirige: «Estamos haciendo mucho trabajo en la vertiente interna, de generar sinergias y colaboraciones entre nuestros propios asociados, como en esa vertiente más externa de buscar y fomentar alianzas».

Susana Aguado explica en esta entrevista cómo cambio su modo de trabajar de un día para otro, motivado por la pandemia. «Tuvimos claro que nuestro fin fundacional es promover el buen hacer, y lo único que teníamos que hacer era modificar la manera de hacerlo», resume.

En este sentido, modificaron su propuesta de valor, apoyándose en las empresas socias, que acercaron al resto sus buenas prácticas en lo referido a cómo se enfrentaban al COVID-19.

La adicionalidad financiera como protagonista

La segunda parte del podcast tiene que ver con el Informe de Adicionalidad Económica y Financiera de Iberaval, que, en su tercera edición, ha vuelto a contar con la coordinación de Horacio Molina, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y director del Departamento de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Loyola Andalucía.

Horacio Molina, coordinador del estudio

Molina es uno de los académicos que mejor conoce el mundo de las garantías, que ha participado en diferentes foros iberoamericanos de REGAR y apostó por Iberaval para este estudio al ser una de las entidades líderes y porque, «por proximidad era una entidad idónea». «Desde que entré en contacto con las garantías ha ocupado una posición de mucho empuje, y muy relevante», afirma.

En la medición del desempeño de estas entidades, se ha centrado en la función social de las SGR, que en España son entidades de colaboración público-privada, con el objetivo de dinamizar la acción económica.

Sobre las tendencias detectadas, en este tercer informe, en el que se han estudiado dos años. «Observamos que Iberaval general financiación adicional a las empresas que piden un aval, se suele dirigir a inversión en bienes de capital, e Iberaval general de forma recurrente empleo», señala, para concluir apuntando que «la función que hacer Iberaval va mucho más allá de dinamizar crédito».

Deuda financiera de las empresas

Horacio Molina apunta que en 2018 las empresas avaladas crecieron de manera importante, un 13 por ciento, que en un 80 por ciento era extra.

En términos de empleo, crecieron un 11,5 por ciento más que las compañías no avaladas. «Son datos muy contundentes».

En 2019, continúa, el crecimiento en deuda financiera fue del 11 por ciento, en términos de inversión fue del 7 por ciento, y de empleo, como lo miramos al año siguiente, todas las empresas pararon contrataciones.

«El crecimiento es especialmente en la financiación a largo plazo, que es la más difícil de conseguir para que una empresa pueda crecer», asegura Molina.

El académico explica por qué se demora en hasta dos años el análisis de esas anualidades.

«En determinados parámetros se mide el efecto en el propio año, por ejemplo, financiación, la inversión, sin embargo, los impactos en empleo, ingresos y EBITDA se observa en el año siguiente y posteriores», explica, para añadir a renglón seguido que «son inversiones de entre 250.000 y 300.000 euros de media, son inversiones importantes».

Capacidad de endeudamiento

La adicionalidad es la medida en la cual conseguimos que se logre un crédito que de otra manera no se conseguiría. Es adicional financiera si moviliza un crédito que de otra manera no se conseguiría, según expone Horacio Molina.

«La financiación a largo plazo es la que nos da ventaja competitiva», asevera. La adicionalidad económica consiste en que, si obtengo una financiación extra, también lograré inversión e ingresos extras.

Se traduce en más bienes de capital y en impactos macroeconómicos, por ejemplo, en el empleo.

Molina asegura que en los próximos meses habrá un endurecimiento en el acceso al crédito, y en ese entorno asegura que, dada su función anticíclica, las sociedades de garantía como Iberaval jugarán un papel relevante.

«El concurso de la sociedad de garantía va a ser muy importante en los próximos dos o tres años», concluye.