Sostener a el crédito a empresas afectadas por la pandemia y proporcionar liquidez ante el parón de ingresos son el origen y destino de la financiación actual

Hoy hablaremos de la situación del crédito a empresas.

Las pequeñas y medianas empresas españolas muestran un gran deterioro en su situación económica en los últimos meses… Es algo tan obvio como las consecuencias que la pandemia está teniendo y tendrá en la economía empresarial y, por ende en la personal y familiar.

Según los últimos datos del Banco Central Europeo (BCE), por primera vez desde el año 2013, el número de empresas que tuvieron un aumento en sus ventas fue inferior al de las que sufrieron pérdidas. El dato, de por sí, es demoledor.

Esta semana pretendemos analizar cómo van volviendo las pymes a su actividad. Cuáles son sus mayores dificultades y los retos a los que se enfrentan. En este sentido, lograr la financiación adecuada para disponer de liquidez es una de sus preocupaciones y ocupaciones más relevantes.

Mascarilla y dinero

Reto global

Como no es de extrañar, las empresas no solo españolas, sino a nivel global encuentran dificultades para continuar con su negocio. La crisis del Covid-19 ha obligado a muchas de ellas a paralizar su actividad durante unos meses y todo ello ha condicionado, y mucho, los últimos datos de análisis recogidos por el BCE.

El impacto del coronavirus en la economía ha sido muy significativo y ahora es momento de empezar a remontar poco a poco. En este aspecto, conseguir financiación es una preocupación común, pero no la única…

La falta de clientes continúa siendo la mayor preocupación de las pymes en España. Este dato no coincide con el resto de las empresas en Europa. Las pymes europeas en su conjunto muestran como primera preocupación la falta de mano de obra cualificada. Sin embargo, reiteramos, si hay un factor al que todas las pymes hacen alusión es la necesidad del acceso a la financiación.

Percepciones y hechos

Las pymes españolas que han solicitado préstamos bancarios durante el estado de alarma han repuntado seis puntos con respecto al periodo anterior análisis realizado. Según estos datos, el 37% de las pymes en nuestro país solicitaron financiación a una entidad bancaria durante la crisis del coronavirus.

Más créditos y coronavirus

La evolución de la percepción de las pymes con respecto a la financiación ha ido mejorando a lo largo del tiempo. El 31% de las pymes consideraban que la situación económica que vivía el país perjudicaba el acceso a créditos bancarios. Por su parte, el 24% afirmaban que el mal escenario en que se encontraban las pymes era el factor que obstaculizaba el acceso a la financiación bancaria. El 14% de las pequeñas y medianas empresas percibieron una mejora en la predisposición de los bancos a conceder créditos. El 5%, incluso, notaron un impacto favorable.

Condiciones de financiación bancaria

Durante la pandemia, según los datos del BCE, se observa un empeoramiento del crédito a empresas, esto es, en cuanto a las dificultades para obtener este tipo de financiación. Sin embargo, la diferencia con respecto al semestre anterior no fue muy significativa. Las pymes cuyas solicitudes de financiación se rechazaron solo aumentaron en un punto porcentual.

Los tipos de interés han descendido para favorecer los créditos durante la pandemia. Por tanto, las condiciones bancarias se volvieron más favorables para las empresas. Además de ofrecer unos tipos de interés más bajos, las cuantías y los plazos de vencimiento se mantuvieron más o menos similares a los que ya había establecidos antes del Covid-19.

Sin embargo, las pymes sí han notado un endurecimiento en algunas de las condiciones de los préstamos bancarios, se trata de las garantías requeridas. Es decir, las entidades quieren asegurarse de que van a recuperar su dinero, por lo que exigen una serie de requisitos a las pymes que, muchas veces son difíciles de cumplir. La falta de solvencia, el escaso músculo financiero y el nuevo escenario impiden que las pymes puedan cumplir con muchos de los requisitos exigidos.

COVID-19

Poco a poco, tanto las pymes españolas como las del conjunto de la UE, han ido observando una mejora, aunque aún moderada, en el acceso a la financiación externa. Gracias a ello, los últimos datos reflejan cómo hay un repunte en las solicitudes de préstamos.

Previsiones

Según el análisis del BCE, el 12% de las pymes españolas (el 11% de las del resto de Europa) consideran que el acceso la financiación bancaria en este tercer trimestre va a deteriorarse. Estas cifras chocan con las perspectivas de los bancos que recoge la Encuesta de Préstamos Bancarios. En ella, las entidades apuntan a una relajación de los criterios de admisión previstos. El BCE apunta a que esto puede deberse al desconocimiento de las empresas de los avales ICO o demás líneas de financiación disponibles. También destacan la mala situación económica en la que se encuentran y sus  dificultades para prever tanto a corto como medio plazo.  

Compromiso Iberaval

Paliar en la medida de lo posible las circunstancias actuales y las futuras es nuestra obligación. Es la obligación de Iberaval.

Iberaval se creó con una misión y unos objetivos: colaborar en el desarrollo económico y social de nuestro ámbito territorial a través del apoyo objetivo de nuestras pymes, de nuestros autónomos y nuestros emprendedores.

El trabajo y afán de superación de nuestros empresarios, de los 30.000 socios que nos construyen, nos han hecho líderes en nuestro sector. Hablamos como Sociedad de Garantía, hablamos de financiación, hablamos de presente y de futuro. Hablamos de hoy y de mañana.

Nuestro pilar son las pymes. Son los autónomos, que levantan su verja cada día. Son los emprendedores que pretenden crear y crean riqueza y empleo. 

Debemos ser conscientes y consecuentes. Lo somos nosotros y lo son las instituciones públicas que nos acompañan. Deben de serlo y demostrarlo.

Somos empresa. Respaldamos tu negocio.