La falta de ingresos motivada por el impacto del coronavirus se traduce en una presión insoportable sobre las líneas de crédito de las pymes

 Hoy hablaremos de los sectores con más problemas para acceder a la financiación.

La realidad nos golpea. No es un sector, ni dos… Todos tenemos claro que el sector servicios (turismo, hostelería…) es, dada la situación actual, uno de los más vulnerables ante la pandemia.

Si generalizamos, podríamos pensar que esta situación de extrema excepcionalidad está afectando sólo a las empresas con necesidades urgentes de financiación. Pero… nada más lejos de la realidad. Los efectos del COVID-19 también se están dejando sentir entre aquellas que gozan de una situación de solvencia y buena capitalización.

Cualquier sector, todo el tejido empresarial, sin excepción, se enfrenta a una serie de problemas recurrentes a la hora de buscar financiación.

Falta de recursos

El cese de las actividades no esenciales ha destruido o paralizado más de 800.000 empleos solo en el mes de marzo, la mayoría en forma de ERTE. Y no sólo en esos sectores con más problemas.

En este contexto, las pymes y autónomos lo tienen todavía más difícil para afrontar la situación por la falta de recursos.

Hostelería. Fotografía: Leticia Pérez/Ical

La paralización de la mayor parte de las actividades productivas está teniendo un efecto devastador sobre amplios sectores empresariales, y no es posible prever con una mínima seguridad cómo será la curva de retorno a la normalidad, ya que, además de los factores macroeconómicos, existen incertidumbres asociadas a la evolución de la pandemia y a los efectos sociológicos que inciden en el comportamiento de las personas y sus hábitos de consumo.

Variables inéditas

Este cúmulo de variables fuera de control, influye inevitablemente a la hora de analizar la posición financiera de las empresas, sus necesidades de financiación, su capacidad productiva, sus previsiones…

En España, sectores especialmente castigados como el turismo o la hostelería aportan un porcentaje indispensable para nuestro Producto Interior Bruto (PIB) nacional. En su caso, la práctica total paralización de la actividad supone, en muchos casos, reducir sus ingresos a cero, al tiempo que se tiene que mantener el negocio en estado de hibernación, con una mínima estructura de costes fijos, y preparando la progresiva vuelta a la normalidad.

Ante el coronavirus

La vuelta a “la normalidad” de ambos sectores vendrá definida, por un lado, por el levantamiento de las restricciones de movilidad, que permitirán el desplazamiento de nacionales y extranjeros a destinos turísticos, por otro lado, por el impacto de la crisis en la capacidad de compra de los consumidores, y por último, por el posible cambio de los hábitos de consumo.

Incertidumbre, gestión y decisión

Con este panorama de información incompleta e incierta, los empresarios deberán tomar decisiones sobre el futuro de sus negocios. Además de las medidas de ahorro de coste, que todos han llevado o deben de llevar a cabo, deberán definir escenarios de recuperación sobre los que proyectar sus planes de negocio.

Esos escenarios recogerán aspectos operativos asociados a los niveles de ingresos esperados (qué líneas productivas pongo en marcha, cuántos turnos, qué y cuántos suministros…), considerarán las necesidades de inversión para la continuidad del negocio a medio y largo plazo, y todo ello tendrá como resultado unas necesidades de financiación.

La incertidumbre supone una mayor percepción de riesgo para los financiadores, y debería traducirse en una significativa reducción de las operaciones de crédito.  

Coronavirus Iberaval

Reconversión

No es fácil… para muchas pymes será complicado reconvertir su modelo de negocio y, tal vez tengan que comenzar de cero. Es una decisión difícil, pero la realidad obliga a pensar en los nuevos escenarios.

Es el momento de aprovechar la experiencia y los recursos acumulados para un nuevo comienzo.

Compromiso Iberaval

No somos la solución, pero formamos parte de ella. Es nuestro trabajo. En Iberaval  vamos a hacer todo lo posible para atender a emprendedores, autónomos y empresas.

En un momento de emergencia es cuando debemos demostrar con hechos nuestra utilidad.

Todo el equipo que construye Iberaval está comprometido con un único objetivo: tu empresa, tu negocio, tu proyecto.

Somos uno.