Iberaval nació, hace casi cuatro décadas con una misión y unos objetivos: colaborar en el desarrollo económico y social a través del apoyo objetivo a nuestras pymes, autónomos y emprendedores

Iberaval cumple 39 años.

Y, por eso, hoy, sin que sirva de precedente, hablamos de nosotros, de Iberaval: El trabajo y afán de superación de nuestros empresarios, de los más de 30.600 socios que nos construyen y que nos han hecho líderes en nuestro sector.

Pasado, presente y futuro

Corría el mes de noviembre de 1981, cuando lo que hoy conocemos como Iberaval, hundía sus raíces en Castilla y León. Su objetivo era claro y concreto: servir de instrumento para el desarrollo regional colaborando de manera activa en la financiación de la pymes, los autónomos y los emprendedores de la región que nos vio nacer.

Hoy, 39 años después, Iberaval mantiene y consolida sus propósitos. Pero también ha ampliado sus horizontes territoriales mirando de frente también al tejido empresarial de La Rioja, Madrid y Galicia.

Una historia de casi cuatro décadas ha otorgado a Iberaval una visión global de las peculiaridades y necesidades de las empresas. Por ello, se ha convertido en referente de los pequeños y medianos empresarios y de los que pretenden serlo.

Riqueza y empleo

Nuestro recorrido ha discurrido paralelo al desarrollo económico y social de Castilla y León. Pero también de todo el país sembrando, a través de nuestros avales financieros, la semilla de nuevas empresas o la evolución y expansión de las ya existentes.

Las cifras hablan por sí mismas: en la actualidad mantenemos 17.800 operaciones de crédito vivas por un importe superior a los 942 millones de euros.  Si nos vamos más allá, a nuestros 39 años de historia, Iberaval ha otorgado más de 192.000 avales por un valor superior a los 5.300 millones de euros.

Iberaval logotipo

Grandes cifras, números y porcentajes, estadística… pero, por encima de todo, atención a las personas, concretamente a sus proyectos empresariales viables, a su sustento y el de sus empleados. En este sentido, la cifra más relevante son los 161.000 puestos de trabajo que se mantienen gracias a nuestros avales financieros y, sobre todo, al esfuerzo y trabajo de nuestros socios y de sus empleados.

Desarrollo empresarial

En Iberaval tenemos claro que el empresario que decide invertir se encuentra con una serie de trabas que, en muchas ocasiones, hacen que un proyecto viable e ilusionante no pueda materializarse. Iberaval trata de facilitar las cosas a la pyme. Promueve su competitividad, mediante el acceso a la financiación de proyectos viables aunque, a veces, no cuenten con garantías suficientes.

No son intenciones, son hechos. En nuestro afán está sumar y seguir. Continuar prestando un servicio eficaz a las empresas y contribuir con ello al desarrollo económico y social común. A través del apoyo directo a nuestras pymes, autónomos y emprendedores como verdaderos artífices del cambio de rumbo, de la salida de la crisis que hoy nos afecta de lleno y de la construcción de un presente estable y de un futuro despejado e ilusionante.

Oficina de Iberaval

Agradecimiento

Gracias. Es lo menos que podemos decir tras 39 años de confianza. Nuestras cuatro décadas de historia están construidos con la ilusión y el esfuerzo de nuestros socios partícipes -30.600- de nuestros socios protectoresinstituciones públicas y entidades financieras– y, por supuesto de nuestra excelente plantilla de profesionales.

Profesionales especializados que, codo con codo, analizan y valoran los proyectos empresariales asesorándolos en todo su recorrido. Ellos son el verdadero músculo de Iberaval.

En Iberaval somos todos uno. Tenemos claro que nuestra misión es hacer todo lo posible para atender a emprendedores, autónomos y empresas.

Lo hemos hecho en los últimos 39 años y lo seguiremos haciendo. Es nuestro trabajo, pero también nuestro orgullo.

Ayer, hoy, mañana y siempre trabajando por y para las pequeñas y medianas empresas.