Ante el fracaso: No hay ningún proyecto empresarial que asegure el éxito

Equivocarse, tropezar y volver a levantarse es la diferencia entre un empresario que triunfa y otro que simplemente mantiene su actividad

Es un hecho. Tan solo hay que bucear un poco por la red y documentarse. Puede parecer una ironía, pero las empresas los proyectos empresariales que hoy conocemos como grandes éxitos, son los que más dificultades y fracasos han tenido que afrontar.   

La actividad empresarial, por definición, siempre conlleva errores. Por eso es necesario hacer pruebas para encontrar la mejor manera de innovar y evolucionar.

Para tener éxito en un proyecto de emprendimiento el objetivo debe ser reducir el número de errores y, sobre todo, aprender de los que hayan cometido. Para que los fallos no terminen con la empresa hay que reconocerlos, corregirlos y aprender de ellos.

Previsión

Ante todo lo expuesto podría parecer lo contrario, pero… seamos serios: el fracaso no es necesario.

Mujer que afronta el fracaso

Aunque en la mayoría de ocasiones no podamos prever cuales van a ser los resultados de nuestras decisiones empresariales, no está demás acudir al refranero popular: “más vale prevenir que curar”.

Un proyecto empresarial viable y sostenible y un Plan de Empresa bien elaborado, serio y concienzudo nos ayudarán, y mucho, a la hora de prever errores propios y circunstancias ajenas.

La gestión de una empresa no es ni mucho menos una ciencia exacta. Solo desde la previsión podremos esquivar o, llegado el caso, solucionar con éxito los problemas que se nos vayan planteando.

Hombre que afronta el fracaso

Aprendizaje

Ante un proyecto consolidado es más difícil, pero no imposible. Todos lo sabemos. Pero en los inicios es frecuente que nos equivoquemos. Esos errores (no los llamemos fracasos) deben ser precisamente  los que actúen como motor de nuestro proceso de aprendizaje. Si somos capaces de manejar las situaciones difíciles y superarlas nunca podrán definirse como fracasos, sino como lecciones de empresa y de vida.

El método prueba y error es válido no solo para el aprendizaje empresarial si no en general para el aprendizaje humano.  De lo que se trata es de minimizar el porcentaje de errores.

Según un estudio de Bloomberg, el  80% de las personas que han tenido un fracaso empresarial y se embarcan en otra experiencia triunfan.

¿Por qué no intentarlo de nuevo?

Más posts en nuestro blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies