La digitalización es un paso innegable: nos obliga, obliga a una adaptación constante para no perder el ritmo del mercado

Hablaremos hoy de la digitalización como alternativa de futuro para las pymes.

Si una pyme quiere ser competitiva en un mercado global, no empezará mañana su digitalización. Inició el proceso ayer.

Es un hecho objetivo: la forma en la que las empresas se relacionan entre sí y con sus clientes ha cambiado de forma radical. Tanto, como la manera que tenemos de consumir.

En el caso del ciudadano, del cliente, son variaciones en sus rutinas de vida y de consumo; pero en el aspecto empresarial se trata, fundamentalmente, de supervivencia.

Las empresas que no han sabido iniciar la digitalización a tiempo tienen terreno perdido a la hora de competir. De hecho, si no trabajan ya en ella, llegan tarde.

Acción decidida

O estás, o desapareces….

Digitalización Iberaval 2020

Está claro que la transformación digital de las pymes puede, a primera vista, resultar un objetivo muy ambicioso. Sobre todo, produce cierto vértigo la cantidad de retos que implica en comparación a los recursos de los que disponen un amplio porcentaje de pymes.

Letargo digital

La transición digital no es un coste, es una inversión. Hay que saber afrontarlo: aprender, acumular conocimiento y competir.

Muchas, demasiadas pequeñas y medianas  empresas viven en un letargo digital. Otras de su mismo sector o de otros que pueden entrar en competencia están adoptando un enfoque distinto: observan, se forman, invierten, estudian, planifican, analizan…

La diferencia entre ambos modos de proceder se acaba manifestando en una progresiva pérdida de competitividad de las pymes rezagadas. 

El entorno digital en los negocios es clave. Su aplicación en todos los sectores de la economía, de la empresa, de lo público o lo privado, provoca que la digitalización sea un aspecto tan innegable, como necesario.

Digitalización 02

La transformación digital es más un reto de gestión que la simple implantación de tecnología. 

Es inconcebible entender el hecho de emprender, de desarrollar o de expandir un negocio sin una estrategia digital clara y concisa.

La nueva normalidad

La realidad nos golpea. La crisis del COVID-19 ha resuelto dudas hasta ahora sin resolver: ¿sigue siendo la digitalización una opción o es ahora una obligación? 

No hay duda: el consumidor siempre ha sido exigente. La diferencia es que hoy en día tiene mucha más información que antes. Las redes sociales están literalmente en la palma de la mano y encontrar una alternativa es cuestión de segundos. 

Digitalización móvil

La velocidad en la que se hacen los negocios ha cambiado. Procesos que tardaban una semana, se hacen hoy en día en cuestión de minutos. Hay que estar muy bien informado y muy expectante a los cambios que hay en el mercado.

En realidad no son nuevas herramientas, sino herramientas infrautilizadas. 

La digitalización es un proceso que ya no tiene vuelta atrás.

No es el caos, es tu presente y, sobre todo, tu futuro.

Accede a más artículos de nuestro blog.