Las alianzas entre pymes generan fortalezas para competir ante empresas más grandes, cadenas o multinacionales

Hoy hablaremos de pymes y empatía.

Las pymes son el motor de la economía de nuestro país. No cabe duda. Sin embargo, en demasiadas ocasiones sus escasos recursos les impiden desarrollarse y crecer. Llegar a ser una empresa mediana no es fácil. Seamos serios. La manera de trabajar en una microempresa o en una pequeña empresa está muy alejada de los procesos que requiere una gran corporación.

No debería ser así: el 46,2% de las empresas de nuestro país son pequeñas o medianas, y el 53,6% profesionales autónomos. Competir y colaborar… pymes y empatía.

Competir y colaborar

A día de hoy, las pymes deben o deberían tener un papel fundamental y competir o colaborar con las grandes empresas

Internacionalización disruptiva 1

Si la política, la economía y la empresa fueran consecuentes, las empresas pequeñas no deberían asumir una posición inferior y defensiva. En este caso, la ambición, la proactividad, la empatía… deberían ser los ingredientes idóneos para colaborar  con socios mucho más grandes y crecer en sintonía.   

La realidad nos dice que para las pymes supone un gran reto el competir y colaborar con empresas más grandes que, en la mayoría de los casos, poseen más poder y mayores recursos.

Interacción y adaptación

Sin embargo, la interacción con las grandes empresas puede y debe impulsar a las pymes a mejorar su capital humano, comercial, tecnológico… En definitiva, aproximarse y asemejarse a las grandes firmas con las cuales se debe relacionar y trabajar conjuntamente.

Es adaptación. Las pymes deben encontrar un equilibrio entre el desarrollo de su propia experiencia y formar alianzas que complementen sus conocimientos y mejoren su posición competitiva. La clave está en encontrar los socios adecuados y aprender con ellos y de ellos.

Oportunidad

Para las pymes debería suponer una oportunidad el poder colaborar con grandes empresas por razones obvias: competencia, experiencia, logística, mercado y, por supuesto, razones económicas. Pero… ¿cuál es nuestro valor? las pymes cuentan con activos complementarios para los que las grandes empresas tienen que invertir para desarrollar y conseguir. Los mercados locales son un buen ejemplo de ello. Además, las pymes son, a menudo, una fuente de nuevas ideas e innovaciones a pequeña escala que las grandes empresas envidian e intentan emular.

Internacionalización disruptiva 2

En este sentido, en las pequeñas empresas, las relaciones sociales directas e indirectas (vía redes) se aplican  con mayor facilidad y naturalidad, mientras que en las grandes, a medida que aumenta su tamaño, el contacto personal se diluye y se limita a un carácter estrictamente profesional.

Estrategia, proactividad y empatía. Pymes y empatía

Las alianzas de las pymes con sus iguales o con empresas más grandes, deberían ser vistas como relaciones de cooperación movidas por unas necesidades estratégicas u oportunidades de carácter económico en todos sus sentidos.

Las empresas más pequeñas pueden lograr una imagen de valor y prestigio al relacionarse con socios diversos para acceder a nuevos mercados, o tener la oportunidad de innovar y crecer.

La colaboración entre las empresas no sólo facilitará la transferencia de conocimiento, sino que creará otros nuevos que, sin lugar a dudas, nos ayudarán a crecer.

Accede a Más artículos del blog de Iberaval

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies