Cómo nos enfrentamos a la publicidad

La presencia masiva de publicidad y promociones de productos y servicios forma parte de nuestro día a día. Las personas somos bombardeadas de muchas formas. En infinidad de soportes y en múltiples momentos, siendo ésta cada vez más intrusiva. Y algunas veces poco sutil. E inútil. Tal cantidad de publicidad no logra su objetivo, ya sea la venta, la generación de opinión o tráfico o el refuerzo de la marca. Como se suele decir, “lo poco agrada y lo mucho cansa”.

En este sentido, se busca comprender qué es lo que agrada a las personas. Es aquí en donde entra el neuromarketing. Una disciplina que, como casi todas, tiene detractores, pero también cuenta con importantes defensores y empresas que han hecho de esta disciplina su modus operandi.

Predicción

¿Se puede saber cómo va a responder el público ante un nuevo producto de consumo que se pretende sacar al mercado? Sí. ¿Se puede saber qué parte de una canción gustará más al público antes de que aparezca en la radiofórmula? ¿O la reacción emocional ante una nueva serie o programa de televisión? También. La finalidad del uso del neuromárketing es buscar la eficacia en las acciones promocionales. Anticiparse, averiguar a qué estímulos las personas prestan más atención y a cuáles no.

Lo que se trata es de comprender más y mejor a las personas. Su respuesta neurológica ante una emoción. Ahora bien, ¿cómo se mide técnicamente un sentimiento? La fórmula no es sencilla, pero se puede hacer, se está haciendo. De hecho, se pueden conocer todas las variables que expresa una emoción a través de un pequeño aparato medidor desarrollado en Castilla y León. Y por una empresa puntera a nivel mundial con orígenes palentinos. Se trata de Sociograph.

Este ambicioso proyecto nació a partir de un concienzudo estudio realizado por José Luis Martínez Herrador, experto en Psicología Evolutiva de la Escuela de Ávila. Él registró una patente inicial con la Universidad de Salamanca –donde era profesor-. Posteriormente ha ido incorporando múltiples mejoras que han hecho que «Sociograph» (máquina medidora) sea un elemento deseado por empresas de todo el mundo. Un servicio que es capaz de medir los procesos de atención y emoción en grupos ante la exposición de nuevos productos o servicios. Hoy, Sociograph es la primera firma internacional con un sistema neurocientífico propio.

Un elemento exclusivo que determina con total fiabilidad la efectividad de la comunicación. Con el objetivo de aumentar la rentabilidad de los productos ofertados y a la satisfacción de sus clientes.

Icon Multimedia

La firma, constituida en 2013 a través de Icon Multimedia, con el apoyo financiero de Iberaval. Y el entusiasmo de científicos y empresarios de prestigio cuenta hoy con un socio estratégico en México y planes de expansión en países como India o Francia. Ya antes incluso de constituirse como empresa, Sociograph contaba con un contrato con el Grupo Mediaset. Ese conglomerado mediático se interesó por su tecnología. Para, finalmente, poder “predecir” el éxito de series como El Prícipe o El chiringuito de Pepe. En su portfolio de clientes cuentan hoy con empresas como RTVE, Audi, Campofrío, Pepe Jeans, Correos… Es un hecho: la apuesta por la ciencia, por innovación, por la investigación es buena. Y el desarrollo de un nuevo producto ha llevado a Sociograph al éxito, a obtener los frutos de un trabajo bien programado y mejor ejecutado.

Iberaval

Nuestro papel, el papel de Iberaval -concretamente el de nuestra delegación en Palencia- consistió en un primer momento en evaluar la viabilidad del proyecto. Posteriormente, en acompañarles, con el apoyo de la Junta de Castilla y León, en el desarrollo de su negocio colaborando financieramente en su impulso y expansión internacional. Hoy son nuestro ejemplo y también pueden ser el tuyo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies