La importancia de la Responsabilidad Social Corporativa, que ha dejado de ser una cosa exclusiva de las grandes compañías 

Hoy hablamos de RSC. ¿Que qué es eso?.. Te lo contamos.

Una parte importante de la sociedad continúa relacionando conceptos como Responsabilidad Social Corporativa con grandes empresas o multinacionales. Por el contrario, a las pymes, se las asocia más con términos relativos a la tradición o la resistencia a los cambios. No es cierto, o no debería serlo.

En pleno siglo XXI, la aplicación de políticas de responsabilidad corporativa (RSC) continúa siendo un concepto, en teoría, aplicable a empresas de mayor tamaño. Si bien es cierto que hay acciones concretas que únicamente están al alcance de una compañía con cierto músculo, hay otra serie de políticas dentro del ámbito de la RSC para las que ser una pyme no supone ninguna dificultad y a veces es, incluso, una ventaja. 

Teniendo en cuenta que España es un país de pymes, el mencionado prejuicio deja en mal lugar el nivel de compromiso de la pequeña y mediana empresa española con la RSC. 

Sin embargo, esto no quiere decir que las empresas de menor tamaño no encuentren dificultades para aplicar una estrategia de RSC. Es una realidad. Fundamentalmente los obstáculos son dos: el dinero y el desconocimiento, aunque no necesariamente en este orden. 

La utilidad

Aumentar la implicación, el compromiso y la productividad de los empleados. Está demostrado que las empresas que son flexibles, concilian, son transparentes, abiertos y fomentan la comunicación y consiguen retener mejor el talento.

De hecho, los dos primeros factores que más valoran los empleados para que haya un buen ambiente de trabajo son la pertenencia al equipo y la comunicación abierta y honesta, por encima de valores más individuales como puede ser el reconocimiento al trabajo propio.

RSC Responsabilidad Social

El valor añadido

Aplicar políticas de RSC consigue un plus de imagen y de reconocimiento que redunda en un mejor y mayor acceso a las grandes clientes públicos y privados.

Esto es así porque las grandes empresas y la Administración cada vez tienen más arraigada la exigencia de contar con una cartera de proveedores socialmente responsables. 

El pequeño tamaño no siempre es un problema para que las pymes conozcan y apliquen la RSC. A veces sucede todo lo contrario. La cercanía entre directivos y empleados fomenta la flexibilidad, el conocimiento de las necesidades del trabajador o el intercambio de ideas, y puede traducirse en medidas concretas como la conciliación horaria.

Las pymes, por norma general, son empresas muy flexibles: conocen muy bien la realidad de cada uno de sus empleados.

Responsabilidad social RSC

La cultura empresarial

Es una cuestión de competitividad: cada vez hay más concursos públicos y ayudas nacionales e internacionales en las que se valora de forma positiva que la empresa se preocupe por las cuestiones ambientales, sociales y de buen gobierno, yendo más allá de lo que exige la propia regulación.

Pero, sobre todo, es una cuestión de cultura empresarial. Los tiempos han cambiado y, por tanto, existe una nueva forma de pensar que demanda de las compañías una gestión ética. La Responsabilidad Social Corporativa actúa por tanto como cauce para mejorar la competitividad y la reputación de las empresas al tiempo que cubre las demandas de la sociedad en estos aspectos.

Son realidades que demuestran que, en el momento en que la pyme apueste por políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de forma consciente, tendrá medio camino ya recorrido, ya que simplemente harán de forma voluntaria y formalizada lo que llevan haciendo toda la vida sin asignarle ninguna denominación.

Accede a más artículos de nuestro blog.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies