La actitud es lo que cuenta

No hacen falta encuestas. Numerosos propósitos que nos hacemos el 31 de diciembre no llegan a buen puerto. Algunos por ser poco realistas y otros por falta de constancia.

Las buenas intenciones no es lo único que necesitamos para alcanzar nuestras metas.

Para lograr que este año sí se cumplan nuestros sueños deberemos invertir en compromiso, tiempo y esfuerzo.

Por tanto, con cerrar los ojos y desear mucho algo, no sucederá.

Ese nuevo proyecto para 2018 debe ser fruto del trabajo diario.

Sin constancia no se logran resultados.

Los cambios no se producen de una manera mágica.

Invertir en luchar día a día por lo que deseas es lo que funciona.

No hay más truco que ese: echar horas, ganas e ilusión.

Pelear por lo que deseamos de una manera realista, en definitiva.

Hábitos construyen ideas

Todos los días. Sin excepción.

Hábitos son los que construyen las ideas, logran que los proyectos se cumplan, pero no de hoy para mañana, sino como producto de nuestro trabajo cotidiano.

De nada sirve que tengas una idea brillante. Ni tan siquiera si tienes un plan. Lo fundamental es la actitud, la carrera de fondo. No hay que esperar. No existe el día mágico indicado para cambiar, para comenzar. Sin miedo. Porque si echamos la vista atrás, las cosas que hemos logrado nunca han sido fruto de un día sino de esfuerzo y años.

Pero siempre hubo ese primer paso, por lo tanto, no dudes en darlo cuanto antes.

Siendo concreto, organizado, realista y, sobre todo, positivo. De esta forma el camino estará más despejado.

Iberaval trabaja intensamente para allanarte ese camino.

En nuestro caso, no es un propósito es una realidad.

Más intensa aún, si cabe, en este nuevo año.

¡Feliz 2018!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies