Las exportaciones siguen sosteniendo la economía

La economía española exportó en 2016 más que nunca. Pese a la ralentización que se ha vivido en el comercio global, España vendió al exterior un 1,7% más hasta alcanzar un valor de 254.000 millones de euros en mercancías, un récord histórico según los datos de aduanas publicados la semana pasada. En volumen, el crecimiento de las exportaciones nacionales ha sido del 3,5% e, incluso, duplica las tasas de crecimiento mundial situadas en el 1,7% en las últimas estimaciones.

Así se han mostrado las grandes cifras, las que todos conocemos como datos macro.  Son fríos, objetivos y, en esta ocasión, claramente positivos. Son cifras inéditas, poco más que decir.

Ahora bien, si bajamos a los números más pequeños, a los que manejan las pymes y micropymes, los autónomos, o los emprendedores que han puesto su objetivo en los mercados exteriores no sería bueno generalizar. La salida al exterior puede significar el éxito, representar la solución a los problemas de muchas pymes, pero también puede convertirse en un mal sueño para otras tantas.

Algo sencillo, pero a planificar

La internacionalización no es un proceso sencillo y requiere de una planificación adecuada. Se requiere diseñar un proyecto completo, que incluya una revisión de todos los procesos involucrados. Planes de contingencia. Tocando múltiples áreas: márketing, comercial, financiera, logística, legal… no puede descuidarse nada si se quiere iniciar esta “aventura” con ciertas garantías de éxito.

El primer mandamiento del exportador, se centra en dar a conocer su producto.  El segundo, en detectar necesidades reales del lugar al que se dirige y un tercero, pisar un terreno seguro. Lo demás, son variables que surgen en el día a día. Ahora bien, son muchos factores a tener en cuenta para vender con garantías en nuevos mercados internacionales.

Más allá del conocimiento del idioma o de viajar para hacer un reconocimiento del lugar en el que localizaremos nuestro negocio, hemos de establecer una estrategia sólida. Un argumento convincente para con nosotros mismos, pero también con el público objetivo a conquistar. Entonces, estaremos más cerca del nada fácil éxito exportador.

Proyectos viables

En lo relativo al ámbito financiero, si tu proyecto es viable y has calibrado todas las variables expuestas, en Iberaval podemos acompañarte. Para ello hemos creado unos productos específicos que pueden solventar no sólo tu primer “asalto” a los mercados exteriores. Sino, para mantener tu desarrollo con un respaldo financiero estable.

No cabe duda, la internacionalización es una opción empresarial que ofrece grandes oportunidades. Una realidad que contribuye de manera decisiva a mejorar la competitividad de las pymes. Y que, por supuesto, su cuenta de resultados y su cartera de clientes. Afrontar este proceso de una forma concienzuda y realista nos allanará el camino a la ruta deseada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies