Pieza clave en la creación de empleo y riqueza

El emprendedor una pieza clave en la creación de riqueza y empleo de nuestro país. El emprendedor de verdad. Los buenos empresarios, en general. Resulta incuestionable la importancia que las nuevas iniciativas empresariales tienen como motor de la economía española. Y no sólo por la contribución que su actividad pueda suponer en cuanto a aportaciones en el ámbito impositivo. O la generación de empleo de calidad y reactivación del consumo. Sino porque nos van a permitir evolucionar hacia un modelo económico basado en la innovación y en la atracción de más inversión extranjera.

Las cifras hablan: la actividad emprendedora se consolida y crece en nuestro país. Así lo refleja la agencia de rating Axesor. Desde ella confirman que esta tendencia se encuentra en su mejor nivel desde el inicio de la crisis. Con un crecimiento del 11,5% respecto a 2015 y la creación de 57.000 nuevas sociedades.

En este entorno, las instituciones públicas, las entidades financieras y los agentes sociales deben reforzar su apuesta. Por el emprendimiento y dar un paso más. Es el momento de tomar decisiones, es la ocasión para sacar adelante tu proyecto emprendedor.

ADE Empleo

El envite está hecho, la Junta de Castilla y León e Iberaval han recogido esa apuesta y han lanzado un órdago: la puesta en marcha de un nuevo programa de fomento del emprendimiento vinculado a la creación de empleo. Algo que se hace en el marco de la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos del gobierno autonómico.

El objetivo es apoyar la creación de puestos de trabajo en Castilla y León facilitando el acceso a la financiación a pymes, emprendedores y autónomos. Con este fin, el nuevo programa articula préstamos a coste cero para los primeros 40.000 euros por cada nuevo contrato. Si hablamos números, la previsión es movilizar 130 millones en créditos e impulsar de esta forma la creación de 1.800 empleos antes de 2019.

En síntesis, el programa de fomento del emprendimiento instrumenta préstamos de entre 6.000 y 600.000 euros para inversión o circulante, que financian hasta el 100 % del proyecto en condiciones ventajosas. De esta forma se estipulan cómodos plazos de amortización –que van desde los 12 meses hasta los 15 años, con dos años de carencia–, significativas reducciones de costes y una línea específica de cobertura de riesgo. Por su parte, el empresario tiene doce meses desde la fecha de formalización de la operación para acreditar que ha generado el empleo al que se vinculan estas ventajas. No obstante, en el caso de los préstamos para financiar inversión. También se pueden acoger a este producto quienes justifiquen contrataciones, entre el 1 de enero de 2015, hasta un año después de la firma del crédito.

Falta de garantías

Son, en definitiva, líneas financieras que contribuirán decididamente a reducir las dificultades de acceso a los mercados que todavía encuentran pymes, emprendedores y autónomos por falta de garantías. Y, de esta forma, crear las condiciones necesarias para que los emprendedores saquen adelante sus proyectos. Pero que, sobre todo, contribuyan a la creación de riqueza y empleo de calidad. Es tu momento.

https://www.iberaval.es/prensa/IberavalADEEmprendedores.pdf

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies