La liberalización del sector comercial ha dejado huérfanas de fecha de inicio las habituales campañas de rebajas y el Black Friday es una buena muestra

A pesar de las reticencias iniciales, el Mr. Marshall comercial deja en España unas ventas superiores a los 1.600 millones de euros

Hablamos hoy del famoso Black Friday, que en una sociedad consumista como la nuestra, para muchos se ha convertido en la antesala de la Navidad.

El próximo 29 de noviembre se producirá en todo el mundo el inicio del cénit consumista navideño. Hablamos, cómo no, del Black Friday 

Producto del marketing norteamericano, el Black Friday, no sin las habituales reticencias iniciales, se ha asentado en España. Tanto es así, que en los últimos años aporta a las ventas del comercio nacional unas cifras superiores a los 1.600 millones de euros.   

Se estima que nada menos que un 78% de españoles realizarán algún tipo de compra en las fechas que engloba el Viernes NegroGrandes cifras que, a tenor de la clara tendencia, registrará cifras récord este año: las compras del Black Friday pueden concentrar hasta un tercio del global de la facturación navideña. 

¿Es una oportunidad el Black Friday?

Una vez expuestas las grandes cifras es momento de volver a la realidad.  

Todos tenemos claro que el Black Friday nació y se desarrolló como un evento hiper rentable para grandes cadenas, multinacionales y puntos de venta como MediaMarkt, Corte Inglés, Amazon, AliExpress 

Cartel de Black Friday

Hasta ahora. La revolución digital, las nuevas aplicaciones, la democratización del comercio… ha provocado que emerjan nuevas y diferentes formas de rentabilizar estas fechas, e incluso de ser competitivos con los grandes monstruos.  

¿Cómo puede competir mi tienda en el Black Friday?

Es un bombardeo constante. Lo estamos viendo ya. Las multinacionales nos acosan con las grandes campañas de descuentos y, queramos o no, en este aspecto, somos rebaño.  

¿Cómo aprovecho el Black Friday desde mi pequeña tienda? 

Para que nuestro negocio atraiga y retenga al cliente, debemos esforzarnos el doble. Primero con una política de precios atractiva. Después, por supuesto, promocionándola, haciéndola visible. En este sentido, Facebook Ads por ejemplo, nos permite hacer campañas en un entorno cercano invirtiendo lo que nuestro bolsillo nos permita.  

En el ámbito offline, además de preparar tu tienda para el Black Friday, tendrás que anunciarlo a la manera tradicional: carteles, folletos, anuncios en prensa…  De hecho, puedes aprovechar para hacer limpieza del stock sobrante o liquidar artículos que sufrirán menos por estar rebajados.  

Te acercamos las pautas de quien va a condicionar todo: Google… ¡Son de este mismo año, 2019!

Black Friday según Google

Puntos de venta online 

La tradicional plaza de mercado a nivel global… Son tiendas de tiendas que permiten a los compradores localizar productos de diferentes proveedores desde una única web (Amazon, Fnac Aliexpress…). Todos los vendedores tienen cabida y, por supuesto, competencia. 

Si no disponemos de una tienda online propia o, incluso, para complementarla, podría ser una opción a valorar.  

Carpe diem 

Seamos serios. No podemos competir con los grandes descuentos de los gigantes de las ventas. Nuestra guerra es otra. Una buena forma de rentabilizar el Black Friday en nuestro comercio es el servicio al cliente. Debemos aprovechar el clima de consumismo que se vive esos días, los clientes están más receptivos a escucharnos, a entrar en nuestra tienda. Hay que dar lo mejor de nosotros, estar atentoe identificar las necesidades de cada cliente. 

Innova

Ofrece valor añadidodemostraciones en vivo de productos, catas, exposiciones o alianzas con comercios próximos pueden ser un acicate para impulsar tus ventas. 

Black friday táctil

Imaginación 

Es el arma más poderosa. La imaginación constituye también una estrategia comercial.  

Concursos, sorteos, iniciativas altruistas…  Anúncialo y promociónalo en tus redes sociales, o directamente en tu escaparate.   

Reflexión

No son fórmulas mágicas. Ni siquiera consejos. Cada negocio es un mundo. En tu mano está ser el auténtico promotor de tus productos o servicios. Nadie mejor que tú conoce tu negocio. 

Por supuesto, no es obligatorio sumarse a esta tendencia, de hecho, es posible que no tenga ningún sentido para tu modelo de negocio.  

Ante todo reflexiona. Los números están ahí. Las circunstancias son de cada uno. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies