La presentación telemática del impuesto

Desde el próximo 1 de julio, el Impuesto sobre el Valor Añadido  o IVA dejará de declararse de manera periódica… Dejará de declararse así por medio de impresos oficiales. A partir de esa fecha, 62.000 contribuyentes se verán obligados a proporcionar de forma telemática, casi en tiempo real, los datos de las facturas cobradas y pagadas a través del Suministro Inmediato de Información (SII). Se trata de un nuevo sistema con el que el Gobierno pretende luchar contra el fraude fiscal.

Los afectados serán quienes tienen la obligación de autoliquidar el IVA con periodicidad mensual. Es decir, los inscritos en el Registro de Devolución Mensual de dicho impuesto. O lo que es lo mismo, las empresas que facturan más de seis millones de euros y las que tributan en el régimen especial de grupos de IVA. También los contribuyentes que se acojan mediante la correspondiente declaración censal. Voluntariamente, también podrán sumarse al nuevo sistema otros sujetos pasivos, siempre y cuando informen con anterioridad a la Agencia Tributaria (AEAT). Pero, ¿cómo? A través del modelo 036 y asuman la obligación de utilizar el nuevo modelo, al menos, durante un año natural.

Más transparentes

En cualquier caso, la entrada en vigor del nuevo sistema forzará a ser más transparentes en el manejo de sus cuentas. Incluso a las compañías que inicialmente no se vean afectadas, dado que muchas de ellas son proveedoras de grandes empresas. De modo que si no siguen los procedimientos que se han estipulado, el SII les dará la voz de alarma.

Las primeras estimaciones consideran que el uso de esta nueva fórmula afectará al 80% de la facturación total de los sujetos pasivos del IVA. Y la implantación de este sistema presentará dificultades en el inicio de su puesta en marcha.

No obstante, desde algunas firmas especializadas en asesoramiento fiscal a empresas destacan aspectos positivos. Por ejemplo, el aumento de la seguridad jurídica al obtener de la propia AEAT la información necesaria de proveedores y clientes. Esto tiene lugar a la hora de presentar las autoliquidaciones de IVA, la supresión de obligaciones formales como la presentación de determinadas declaraciones informativas por el Impuesto (modelos 390, 340 y 347). También por la previsible reducción de los plazos de realización de las devoluciones por parte de la AEAT. Al igual que la ampliación de los plazos para presentar las autoliquidaciones mensuales del IVA en diez días naturales, con carácter general.

Recursos ante nuevos requerimientos

No todas las pymes afectadas tienen claro cómo afrontar un modelo que sobre el papel pretende facilitar la transparencia de las cuentas. Si bien, en la práctica, parece que complica la gestión de estas organizaciones, que deberán ajustar sus procesos. Además, deberán destinar recursos para cumplir con los nuevos requerimientos de la Agencia Tributaria.

El nuevo sistema supone un cambio en el modo de relacionarse con la Administración. Las entidades incluidas en el SII tendrán que suministrar el Libro Registro de facturas Expedidas; facturas Recibidas; el de bienes de inversión; o el de determinadas operaciones intracomunitarias y las operaciones en metálico.

Esa entrada en vigor del SII obligará a las pymes cambiar sus procesos de gestión. Debido a la inmediatez que impone el nuevo modelo, y a enviar información a Hacienda más detallada y con una mayor frecuencia. ¿Más burocracia aún?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies