Si queremos ser diferentes al resto, hay que apostar por la innovación, e innovar significa ser diferente al resto conociendo mejor que nadie nuestra mejor ventaja competitiva.

España tiene un tejido empresarial de base poco tecnológica, lo que hace que la mayoría de las compañías compitan más por el precio que por otra característica competitiva, como pueda ser por productos y servicios innovadores.

Si bien es cierto que una de las características de las empresas españolas es su tamaño: el 99% son pymes y micropymes con menos de 10 trabajadores, debemos  tener en cuenta que la innovación no entiende de tamaños y no siempre está basado en la aplicación de la tecnología.

Para poder dar los mejores servicios resulta necesario conocer bien a nuestro cliente, ser conscientes de sus costumbres y ofrecerle una atención más personalizada. Podemos innovar en nuestro día a día, aplicando un trato más humano y cercano, haciendo uso, bien de las nuevas tecnologías, bien estimulando la creatividad.

Lograr ser más competitivos gracias a la aplicación de la innovación debe ser nuestro objetivo. Pero, ¿cómo? Sobre todo aportando mejor calidad en nuestro servicio, lo cual redundará en una mayor productividad y por tanto menores costes.

El secreto pasa por ser creativo, sinónimo en este caso de la innovación y totalmente aplicable a todos los sectores, también los tradicionales.

En Iberaval somos conscientes y pretendemos ser consecuentes con esta situación que está lastrando el crecimiento y la capacidad competitiva de las pymes.

En lo que va de año, la Sociedad de Garantía ha destinado ya financiado millones de euros – el 20% del importe de las operaciones financiadas – a proyectos relacionados con la innovación.

En total, hasta ahora, han sido más de un centenar operaciones enmarcadas en el programa Innov-Fin, desarrollado por la Comisión Europea y el Grupo del Banco Europeo de Inversiones (BEI y FEI) para facilitar a las empresas innovadoras un acceso más sencillo a la financiación para sus proyectos viables.

Un buen ejemplo de este tipo de iniciativas es Cocina de Ideas en la Naturaleza. Esta firma agroalimentaria segoviana, financiada por Iberaval, combina dos líneas de negocio diferenciadas: por un lado la innovación alimentaria, estudios en cuanto a formas de conservación y presentación de productos que permitan una mayor vida útil del mismo, sin mermar sus características naturales. Y, por otro, la elaboración de productos gourmet especializada en Productos de 5ª gama, es decir productos elaborados, envasados y preparados, listos para comer y que sólo necesitan ser calentados sin necesidad de grandes manipulaciones.

En definitiva, la perfecta combinación de un sector tan tradicional como el agroalimentario con la máxima innovación al servicio del cliente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal / política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies