Hace unos años los llamados emprendedores eran la cantera empresarial del futuro. Hoy son una pieza clave en la creación de riqueza y empleo de nuestro país. Resulta incuestionable la importancia que las nuevas iniciativas empresariales tienen como motor de la economía española, y no sólo por la contribución que su actividad pueda suponer a nivel impositivo, generación de empleo de calidad y reactivación del consumo, sino porque nos van a permitir evolucionar hacia un modelo económico basado en la innovación y en la atracción de más inversión extranjera.

Las cifras hablan: la actividad emprendedora se consolida y crece en nuestro país. Así lo refleja la agencia de rating Axesor, desde donde confirman que esta tendencia se encuentra en su mejor nivel desde el inicio de la crisis, con un crecimiento del 11,5% respecto a 2015 y la creación de 57.000 nuevas sociedades.

En este sentido, sólo en junio de este año se dieron de alta 9.067 empresas en España, un 6% más interanual, con un capital suscrito de 475,87 millones de euros, que supone una mejoría del 17%. Si esta tendencia continúa, más de 100.000 empresas se darían de alta en nuestro país por primera vez desde 2008.

Los nuevos empresarios españoles han apostado mayoritariamente por el comercio, donde se han dado de alta 12.030 sociedades desde enero, un 14,7% más que en 2015. Le sigue el sector de la construcción, con 7.936 nuevas compañías en el mismo periodo -aunque esta industria ha experimentado un retroceso del 9,4% respecto al año anterior-. En tercer lugar se posiciona la hostelería, que crece un 27,3% en comparación con 2015, lo que ha llevado al nacimiento de un total de 6.193 nuevas sociedades durante el mismo semestre.

El grado de desarrollo de los países va ligado a la capacidad emprendedora de su sociedad. Entre todos –instituciones, empresas y docentes- debemos crear las condiciones necesarias para que los emprendedores encuentren un ecosistema propicio para lograr sus objetivos, pero también facilidades para convertir sus ideas en negocios reales y sostenibles. Así, el entorno emprendedor se consolidará como el motor real de la recuperación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal / política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies