La innovación se ha convertido en uno de los elementos clave dentro de una empresa. Hoy en día todas las organizaciones deben innovar para ser competitivas y añadir valor a sus clientes y también a sus empleados.

Para muchas pequeñas empresas, hacer las cosas de manera diferente, con anticipación y sabiendo adaptarse a las necesidades que marca el mercado es la verdadera aplicación de la innovación.

Este término está comúnmente relacionado con la aplicación de las nuevas tecnologías, la investigación y el desarrollo en la empresa, pero la innovación en las pymes se basa también en la redefinición y optimización de sus procesos.

Las pymes tienen enormes ventajas en materia de innovación frente a las grandes empresas gracias a que su tamaño les aporta dinamismo, mayor flexibilidad interna y capacidad de respuesta frente a las circunstancias cambiantes. Sin embargo, la dificultad para financiarse, la carencia de recursos o el déficit de especialistas se han convertido, hoy en día, en barreras casi insalvables para las empresas de menor tamaño.

En Iberaval somos conscientes y pretendemos ser consecuentes con esta situación que está lastrando el crecimiento y la capacidad competitiva de las pymes.

Sólo en lo que va de año, la Sociedad de Garantía ha destinado 5,04 millones de euros -el 18% del importe de las operaciones financiadas- a prácticas relacionadas con la innovación.

En total, hasta ahora, han sido 40 operaciones enmarcadas en el programa Innov-Fin, desarrollado por la Comisión Europea y el Grupo del Banco Europeo de Inversiones (BEI y FEI) para facilitar a las empresas innovadoras un acceso más sencillo a la financiación para sus proyectos viables.

Un caso paradigmático de la relevancia de la innovación en el desarrollo de una pyme es el de la firma vallisoletana Dima3D. Constituida en 2013 como una spin off de un grupo de investigación de la Universidad de Valladolid y una empresa de artes gráficas, Dima3D es hoy un referente nacional en el sector de las impresoras en tres dimensiones y cuenta con presencia en nueve países europeos.

Su aspiración ahora es consolidarse, crecer, expandirse hacia toda Europa y Estados Unidos de manera sostenida y viable.

Nuestro papel, el papel de Iberaval, ha consistido en un primer momento en evaluar la viabilidad del proyecto y redefinir las estrategias para, posteriormente, acompañarles en el desarrollo de su negocio colaborando financieramente en su impulso y expansión.

La apuesta por la innovación, por la investigación y por el desarrollo de nuevos productos ha llevado a Dima3D al éxito, a obtener los frutos de un trabajo bien programado y mejor ejecutado. Son nuestro ejemplo y también pueden ser el tuyo. Nuestra apuesta por la innovación es hoy, más que nunca, un compromiso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal / política de cookies

ACEPTAR