Estamos a punto de cerrar el año y es hora de plantearse propósitos, pero propósitos serios. Lo que aquí exponemos va más allá de aquello de convertirse en accionista temporal de un gimnasio o adquirir la última colección de fascículos del quiosco más próximo para aprender armenio. Lo que aquí plasmamos pretende animarte a… convertirte en empresari@ en 2016.

Si tienes claro que quieres montar tu propio negocio, ¡enhorabuena! Estás a punto de iniciar una aventura emocionante pero, como te imaginarás, ardua. Tómatelo con tranquilidad, porque de todo se aprende, más si cabe de los errores.

Comencemos por lo más básico: tener una buena idea. Es algo obvio. El mercado es muy grande y para triunfar hay que ofrecer algo nuevo o mejorar lo que ya existe. Deberás encontrar tu nicho propio, especializarte y crear algo que sea realmente identificable. En esta fase debes investigar mucho y recopilar datos sobre el interés que puede generar un determinado producto o servicio.

Continuamos con el Plan de Negocio. Es fundamental. Será tu tarjeta de presentación ante las entidades financieras, las instituciones públicas y ante cualquiera al que quieras presentar tu idea. En el Plan de Negocio hay que incluir todo tipo de datos, previsiones de ventas, los gastos, de dónde vas a obtener la financiación, qué inversión necesitas, cuándo generarás beneficios, entre otras cuestiones. Pide ayuda a las instituciones públicas dedicadas a apoyar el empleo y al emprendedor. Te informarán y te ayudarán a crear ese plan de forma gratuita y te indicarán el camino a seguir. Cuanto más completo sea, más profesional será la imagen que darás de tu negocio.

Hablemos de dinero, habitualmente la parte más complicada.  Tienes que tener claro cuánto dinero necesitas para poner en marcha tu idea y de dónde lo vas a obtener (tus ahorros, financiación bancaria o alternativa, ayudas públicas). Presupuesta todos los gastos e inversiones, sé realista. Un buen comienzo es el buscador de ayudas públicas que ofrece el Ministerio, aunque cada comunidad y provinciacuenta con sus propias subvenciones para la creación de empresas. Por supuesto, cuenta con Iberaval. Nuestra labor consiste precisamente en asesorarte  en la puesta en marcha de tu proyecto y gestionar la financiación que precises.

Para concluir este resumen de primeros pasos encaramos la parte más árida de la puesta en marcha de un negocio: los trámites jurídicos. Tendrás que darte de alta como autónomo, constituir una empresa en la forma jurídica que más te convenga, informarte de todos los impuestos, tasas, trámites… Como siempre, el asesoramiento de un experto en las áreas que no controlas es fundamental.

Como imaginarás esto, ni de lejos, debe ser tu hoja de ruta. No es más que un preámbulo. Ahora te toca a ti escribir la historia, desarrollarla y hacerla realidad. Será toda una aventura. Seguro.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal / política de cookies

ACEPTAR