El idioma es un activo eminentemente cultural, pero igualmente presenta un valor tangible en términos económicos.

Nada mejor que empezar con datos para hablar de la importancia de la lengua española en el mundo actual: cuenta con más de 450 millones de hablantes, es el idioma oficial en 21 países que se extienden por una vasta área geográfica de 12 millones de kilómetros cuadrados y ocupa el segundo lugar como lengua de comunicación internacional. Además, nada menos que 14 millones de personas lo estudian como lengua extranjera.

Si extrapolamos estos datos a un valor económico, los últimos estudios afirman que las industrias culturales en español aportan más de 30.000 millones de euros anuales a nuestro Producto Interior Bruto (PIB).

Éstas y otras cifras convierten al español en el más preciado bien económico que tenemos. Y lo consolidan como un idioma necesario para la economía de mercado global del siglo XXI.

Al amparo de estos datos, con una clara vocación docente y una diáfana visión empresarial nació en el año 2003 en Salamanca el Caso de Éxito que hoy os presentamos: Colegio de Español Tía Tula.

El proyecto empresarial y docente de Tía Tula ofrece un servicio integral a los cerca de 700 alumnos que esta escuela salmantina recibe cada año. Comprende, desde la mera formación académica, al asesoramiento y gestión del alojamiento, organización de actividades de ocio e integración social y cultural en España.

Una plantilla formada por 18 profesores, unas modernas instalaciones dotadas de todos los elementos tecnológicos necesarios y su ubicación en Salamanca, capital puntera en la enseñanza del español en nuestro país, han convertido a Tía Tula en un referente, reconocido además como Centro Acreditado por el Instituto Cervantes.

Confianza

Conscientes de las posibilidades de su proyecto empresarial y consecuentes con nuestro cometido, en Iberaval decidimos apoyar el desarrollo y expansión de Tía Tula. Apostamos por crecer junto a ellos.

«Iberaval nos aportó su confianza en nuestro proyecto y en nuestra empresa en unos momentos en los que el crédito estaba contraído. Nos dio su apoyo total para seguir creciendo», sentencia Rosa María Calzada, gerente del Colegio  de Español Tía Tula.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal / política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies